Hacer de la web un sitio mejor

A menudo, cuando nos planteamos la nueva web de nuestra empresa, o un rediseño de la que ya tenemos, no consideramos un factor que puede hacer que nuestra página web sea un fracaso.
¿Sabemos qué necesidades tienen nuestros usuarios?, ¿sabemos cómo se siente un usuario al navegar por nuestro site?

No tener presente a nuestro usuario a la hora de diseñar una web nos puede salir caro. Si el usuario no encuentra lo que busca o espera, se verá frustrado y lo más probable es que abandone el site.

El usuario o cliente debe ser el eje central de nuestra estrategia. Y para definir nuestra estrategia deberemos escucharle y preguntarle todo aquello que consideremos que nos puede dar alguna pista para mejorar su experiencia dentro de la web. 
Una vez tengamos identificadas las necesidades que tienen nuestros usuarios, sus objetivos y qué piensan del site, nos tendremos que preocupar que la web sea fácil de usar, que tenga una navegación clara y sencilla para que nuestro usuario se sienta cómodo navegando, que se quede. No debemos darle motivos para irse de nuestra web.

Por eso, la persona o personas que lleven a cabo el diseño de la web van a tener un papel importante dentro del proyecto. Es prioritario que esta persona sea capaz de extraer la información necesaria para  poder diseñar pensando en el usuario o cliente. De manera que se deberá poner en la piel del usuario y pensar qué va a necesitar, qué espera del site, etc.

Por otro lado, aplicar los principales estándares de usabilidad a la hora de diseñar o rediseñar la web, hará que el usuario se sienta más satisfecho en su paso por la web. Por ejemplo: secciones bien definidas, eliminar ruido visual, espacios en blanco, tipografía clara, evitar contrastes que dificulten la lectura, tamaño del texto, formularios simples,…Lo ideal: que el usuario no tenga que pensar en la navegación.


¡Vamos a ponérselo fácil!

Pero no todo se queda aquí. Si logramos que el usuario se quede y navegue por nuestra web, no será solamente porque la navegación es buena. Otro punto clave: el contenido. El contenido que publiquemos en nuestra web debe ser un contenido rico, de interés, que aporte valor y actual. Esto nos ayudará a que el usuario se quede más rato, que busque más información en la web, que repita y nos visite de nuevo, o que nos identifiquen o posicionen como referentes o expertos en alguna materia, por ejemplo. 
Claro que, cuando tengamos nuestra nueva web publicada, necesitaremos tener feedback:

  • ¿Qué está pasando en nuestro site?
  • ¿Qué páginas son las más vistas?
  • ¿Llegan a rellenar el formulario de contacto?
  • ¿Cuántas veces…?
  • ¿Cómo es que no…?

Hay toda una batería de preguntas que nos vienen a la cabeza, ¿verdad? Vamos a ir por partes… En el siguiente post hablamos de objetivos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Post Navigation